Tu primer encuentro sexual. ¿Lo recuerdas…?

La primera vez

Muchos -si no es que todos, no se hagan- hemos experimentado esa sensación que fluye desde la cabeza, baja hasta nuestros ojos, agita nuestra respiración, entorpece el habla, acelera los latidos del corazón, calienta la sangre, crea un vaguido en el estómago, hace temblar las rodillas cuando pensamos en la primera vez, sí esa vez que queremos tener un encuentro cercano con el sexo opuesto (o del mismo sexo, según sea el caso) para tener relaciones sexuales.

 

Pero en ese momento las emociones nos hacen suspirar. Ellos la desean, ellas lo quieren, pero no saben cómo dar el primer paso. El sexo no es sencillo. Y menos las pasiones que llevas en tu corazoncito.

De repente, un encuentro casual, sin pensarlo ni planearlo previamente. Están solos y comienzan con jugueteos, caricias y besos; va subiendo la temperatura. Sus cuerpos toman el control, se mueven pos sí solos a un mismo ritmo, la piel se funde en una sola.

 

Los labios comienzan a sentir un sabor nuevo, inigualable, delicioso. Recorren un camino desconocido del sexo con lugares secretos por descubrir y probar. Besan sin parar por donde pasan: mejillas, cuello, pechos, vientre, caderas, muslos… intimidad con sabor a deseo.

 

Por otro lado, tu sentido del tacto se agudiza, experimenta mayor sensación en cada roce, en cada toque; asimismo ansia sentir nuevas cumbres llenas de deseo y pasión. Percibe humedad y calor al mismo tiempo, en el mismo lugar o en sitios diferentes. Quiere sentirlo todo, no detenerse jamás.

 

Los nervios te traicionan

Que tu primera vez se diera así, sería increíble, pero sabemos que los nervios en ese primer encuentro con el sexo son un factor predominante. No te permiten actuar como quisieras o piensas. Aunque quieres hacerlo, no sabes si estás preparada(o). El hecho de mostrarte sin ropa ante tu pareja te da una sensación de miedo y duda.

 

O simplemente lo haces por la presión de dejar a un lado la virginidad y esto te lleva a un momento incómodo, más que placentero. El cual, te provoca una mezcla de sensaciones y emociones que incluso te pueden provocar lágrimas, te pueden dejar un sentimiento de vergüenza o de triunfo. Lo cierto aquí, es que cada quien lo percibe diferente.

 

Piensen muy bien cuando quieran tener su primera vez, no permitan que las presiones los lleven a realizar algo que aún no están preparados experimentar.

 

En Sixtynite queremos pedirles que si van a tener relaciones se cuiden usando condón, ya que de acuerdo a datos  entre el 60 y 70% de los jóvenes usa preservativo. Hay que cuidarse.

 

Compartan con Sixtynite cómo fue esa experiencia o si van a tenerla qué planean. Si ya son mayores de edad y andan en planes de otra apasionante sesión recuerden usar la aplicación Sixtynite para encontrar los mejores hoteles de la CDMX y aprovechen la Membresía  que les da hasta un 30% de descuento.

 

#ApoderateDeLaNoche #Sixtynite #MiPrimeraVezFue

Dejar un comentario